COCHES CLÁSICOS

El revolucionario LeSabre: el prototipo inspirado en un jet de los años 50

En 1951, el fabricante de automóviles Buick presentó el prototipo LeSabre, creado por el famoso diseñador Harley Earl.

Inspirado en los nuevos reactores que dominaban los cielos, el LeSabre incorporaba un motor Buick V8 de 300 CV, una transmisión automática y nuevas soluciones técnicas, como un inyector de combustible dependiente de la velocidad y gatos hidráulicos para la suspensión.

El coche también estaba equipado con un sensor de humedad que activaba de forma autónoma la capota en caso de lluvia. Una idea revolucionaria para la época.

press office photo
Diseño inspirado en los jets
El LeSabre es un prototipo histórico diseñado por Harley Earl y producido por Buick en 1951. Todo el coche fue concebido para reflejar el diseño de los nuevos reactores que estaban apareciendo en los cielos de la época. El propio nombre del concept car se inspira en el F-86 Sabre norteamericano, un reactor de guerra.
press office photo
Especificaciones técnicas del LeSabre
El descapotable medía 5.080 mm de largo y montaba un motor Buick V8 de 300 CV. Toda la carrocería era de aluminio y magnesio. El LeSabre fue un auténtico banco de pruebas de nuevas tecnologías, como un sistema eléctrico de 12 voltios y una caja de cambios automática, así como el uso de gatos hidráulicos para la suspensión.
press office photo
El innovador sistema de alimentación
El LeSabre estaba equipado con un innovador sistema de combustible. De hecho, el coche tenía dos inyectores de combustible. A baja o media velocidad, el primer inyector bombeaba gasolina súper desde el primer depósito, mientras que si se circulaba a alta velocidad, el segundo inyector bombeaba metanol. Los depósitos eran de aluminio y estaban protegidos por una carcasa de goma.
press office photo
La capota automática
El LeSabre incluía un sensor de humedad que, si empezaba a llover mientras el propietario estaba fuera del coche, activaba de forma independiente la capota, que empezaba a cerrarse. Se trataba de una innovación extraordinaria para la época.
press office photo
La toma de aire para la refrigeración del motor
Para refrigerar el motor, se insertó una gran toma de aire en la parte delantera del capó. Y esta solución se convirtió en una analogía estilística para muchos otros coches más adelante. El LeSabre representa uno de esos concept cars que marcaron la historia del automóvil.
Informativa ai sensi della Direttiva 2009/136/CE: questo sito utilizza solo cookie tecnici necessari alla navigazione da parte dell'utente in assenza dei quali il sito non potrebbe funzionare correttamente.